Legislatura trabada: cita de alcaldes PRO en pos de nuevo interlocutor

Legislatura trabada: cita de alcaldes PRO en pos de nuevo interlocutor

El intendente de Lanús, Néstor Grindetti, tomó la decisión días atrás de pegar el portazo como interlocutor del PRO bonaerense con el Ejecutivo provincial. Y razones no le faltaron. Sucede que, tras varios consensos alcanzados con el jefe de Gabinete, Martín Insaurralde, para poder avanzar en la aprobación de diferentes leyes propuestas desde el gobierno de Axel Kicillof, un sector interno del partido amarillo decidió dinamitar los acuerdos y comenzar a trabar las negociaciones.

De esta manera, la Legislatura se convirtió en el campo de batalla donde el PRO dejó a la vista sus diferencias. Es que, más allá de que desde la oposición le apunten a la grieta que el Frente de Todos mantiene puertas hacia adentro, la distancia interna del partido amarillo es todo un hecho.

La salida de Grindetti de la mesa provincial resulta una fisura de grado tres que, de no mediar solución inmediata, podría agrietarse más hasta convertirse en una fractura en el camino hacia el 2023. Por este motivo los intendentes del PRO volverán a reunirse esta semana para intentar no solo conseguir un reemplazo para el jefe comunal de Lanús sino también para volver a mostrar una foto de unidad. “Todavía falta lugar y fecha, pero está avanzado”, le dijeron a este diario fuentes del partido amarillo.

Lo cierto es que los alcaldes del PRO volverán a reunirse a poco más de dos semanas del último encuentro en La Plata, donde llamaron a trabajar en favor de la Boleta Única pero en el que también se vieron algunos roces.

Las diferencias hoy se agrandan debido a los apoyos a las candidaturas bonaerenses de los diputados nacionales Diego Santilli y Cristian Ritondo, sobre todo por el accionar de este último. Resulta que el exministro de Seguridad tiene la firme intención de presentar candidatos propios en todos los distritos, algo que no cayó nada bien en aquellos municipios donde hoy gobierna el PRO.

Pero no solo eso. Según aseguró uno de los presentes, Santilli está molesto por abrir el juego. “El Colo creyó que con ganar en 2021 ya era candidato a gobernador. Todos tenemos que entender que lo mejor es tener la mayor cantidad de candidatos posibles para que las críticas no caigan en uno solo y no se desgaste y también para no planchar la campaña”, le dijo a Ámbito un diputado bonaerense cercano a la exgobernadora María Eugenia Vidal.

La puja entre ambos sectores comenzó a ganar fuerza con la votación por el cambio en la ley que limita las reelecciones y terminó de dividir frentes internos cuando la semana pasada el expresidente Mauricio Macri y Vidal llamaron a poner trabas en la Legislatura. Algo que terminó de dinamitar el rol de Grindetti, quien junto al intendente Julio Garro viene militando en favor de Hacemos Juntos, la pata peronista de Juntos que apuntaba a darle todo su músculo a Santilli y que hoy se muestra abierta a redirigir las tropas hacia el candidato que mejor quede posicionado.

Sin un interlocutor de por medio y con los trapitos al sol, las diferencias internas traban el normal funcionamiento de la Legislatura bonaerense.

Luego de tres intentos, el FdT todavía no pudo avanzar en la ley con la que el gobernador busca reformar el régimen previsional del Banco Provincia, una normativa que había sido modificada durante la anterior gestión.

Entre otros temas de porte también queda por resolver la designación de Federico Thea como titular del Tribunal de Cuentas. Sin embargo, la oposición quiere incluir alguno de estos temas dentro de un paquete de acuerdos que incluya ocupar algunas de las sillas que están vacías en el directorio del Banco Provincia y también en IOMA, como también en la Suprema Corte de Justicia bonaerense. Claro, para eso el PRO deberá encontrar un interlocutor que asuma el rol de Grindetti y reactive a la Legislatura.

Fuente