Tucumán, tierra de nadie y Manzur brilla por su ausencia: asaltan brutalmente a un cadete de Pedidos Ya

Tucumán, tierra de nadie y Manzur brilla por su ausencia: asaltan brutalmente a un cadete de Pedidos Ya

La inseguridad en Tucumán no da tregua y las autoridades brillan por su ausencia. En la noche de este domingo, se conoció un brutal asalto que sufrió un joven que trabaja como cadete de Pedidos Ya. La noticia se viralizó a través de las redes sociales, generando una gran conmoción entre los vecinos que ya están cansados de no poder vivir tranquilos.

Desde hace tiempo, el «Jardín de la República» se volvió un foco muy importante de atención en los medios nacionales y no precisamente de manera positiva, sino por hechos luctuosos. Gravísimos casos de inseguridad sucedieron desde hace aproximadamente un mes y no cesan pese al hartazgo de la sociedad en general.

En esta oportunidad, una mujer escribió en un grupo de Facebook de Tucumán, la noticia de que su hermano fue asaltado por cuatro personas que se movilizaban en dos motos, entre ellas, una mujer. Según contó, lo apuntaron con un arma en la cabeza y lo golpearon para sustraerle sus pertenencias. Ocurrió en Constitución y Crisóstomo.

En medio de todo el dolor, la joven agradeció tener con vida a su familiar pero apuntó contra el gobernador de la provincia, Juan Manzur por los incontables hechos de inseguridad. «Estamos hartos de esta inseguridad, de que no se pueda salir tranquilo a trabajar. ¿Dónde está el señor Manzur? Queremos que esto se acabe», expresó.

Otros hechos

La ola de hechos luctuosos en Tucumán comenzó en septiembre, con el asesinato de Ana Dominé por parte de ladrones que le robaron el dinero recaudado en su local comercial. Luego, ocurrió el aberrante homicidio de Abigail Ríquel y el posterior linchamiento al autor del hecho. Semanas después, el femicidio de Ana Tacacho a manos de un exalumno obsesionado sobre el que pesaban varias denuncias en su contra.

En todos los casos, las autoridades no aparecieron. Y si lo hicieron, solo fue para llevar el pésame a las familias de las víctimas, sin dar soluciones reales al grave problema: la inseguridad. Tucumán se está volviendo tierra de nadie y el Gobierno no hace nada para intentar apaciguar a los vecinos que reclaman una vida tranquila.