Conecta con nosotros

Internacionales

Tras escapar a España, el disidente cubano Yunior García afirmó que las protestas continuarán sin él

Publicado

el


text to speech

Madrid - El disidente Yunior García, quien llegó sorpresivamente a Madrid, dijo ayer que el movimiento de protesta que encabezó en Cuba continuaría sin él a pesar de que salió de la isla para autoexiliarse en España. No obstante, no descartó volver.

El disidente, de 39 años, cuyo plan de protesta masiva el lunes fue declarado ilegal y bloqueado por las autoridades, llegó el miércoles a Madrid tras obtener una visa del gobierno español.

El disidente, de 39 años, cuyo plan de protesta masiva el lunes fue declarado ilegal y bloqueado por las autoridades, llegó el miércoles a Madrid tras obtener una visa del gobierno español.

García, un dramaturgo que en ocasiones pareció contener las lágrimas en una conferencia de prensa, dijo que su salida de Cuba “sería una gran película”, al señalar que esperaba que la policía lo detuviera o lo amenazara en cualquier momento.

Y añadió que el gobierno cubano lo dejó irse como una forma de silenciarlo, al agregar que viajó a España para dar voz a los que están siendo reprimidos.

Cuando se le preguntó si temía que el movimiento que dirigía, Archipiélago, pudiera perder fuerza sin su presencia dijo: “No se trata de una persona, no se trata de un individuo. Tenemos que romper con este círculo vicioso en Cuba de creer que algún mesías tiene todas las respuestas”.

Con su característico aire juvenil, Yunior García dijo que los cubanos no pueden “seguir siendo esclavos”, pero tampoco “alcanzar la libertad a un costo tan alto que incluya la pérdida de cientos, quizá miles de vidas”. “La única forma de evitar ambas cosas es si la comunidad internacional deja de mirar a otro lado, deja de ignorar lo que ocurre en Cuba. Hay que dejar de verla con el romanticismo de los años 60 y hay que asumir en qué se ha convertido aquello que era una revolución”.

“Se ha convertido en un marido abusivo que golpea a su mujer, se ha convertido en un Saturno que ya devoró a sus hijos y ahora mismo se está tragando a sus nietos”, prosiguió, calificando al régimen de “tiranía brutal como pocas veces se ha visto”.

El Gobierno cubano dejó de ser de izquierda y es una “tiranía” compuesta por una “casta” de dirigentes que viven como “burgueses” y que se han convertido en “conservadores” que quieren mantener su estatus. “Son cerdos que caminan con dos patas”, que viven mejor y con más lujos que la población mientras que “al resto les piden sacrificio y silencio”, ha ilustrado.

En Cuba, “las personas son tratadas como gusanos, son amenazadas y golpeadas” así que “no hay ningún tipo de democracia”, subrayó, mostrando su incomprensión con la dificultad que en particular desde la izquierda parecen tener para hablar de dictadura en la isla.

En La Habana, una fuente del gobierno cubano dijo poco después que “no es necesario hacer comentarios de una persona que sólo se ha desprestigiado”, en alusión a García.

En redes sociales y medios estatales, previo a las anunciadas protestas del lunes, el gobierno cubano había alegado que García estaba trabajando encubiertamente con Estados Unidos para derrocar al Estado. El dramaturgo y Washington han negado esas acusaciones.

Medios estatales de Cuba criticaron ayer a García y reiteraron que había viajado “por sus propios medios” y que su partida había dejado a Archipiélago en el limbo. Dijeron que tenía los trámites de viaje desde hacía tiempo.

En una entrevista el miércoles por la noche, García añadió que su decisión de irse había causado algunos conflictos entre los disidentes que todavía estaban en el isla y añadió que muchos todavía se enfrentan a la presión del Gobierno.

“Sufro crisis de conciencia, me juzgo a mí mismo y trato de averiguar si estoy haciendo lo correcto”, señaló a Reuters.

El dramaturgo dijo que el Gobierno estaba actuando como “un abusador marido hacia su pueblo, una dictadura y una tiranía brutal”.

También criticó a Washington al sostener que el embargo comercial impuesto a la isla está ayudando al gobierno actual. Y añadió que espera tener la oportunidad de dirigirse al Congreso de Estados Unidos para hablar sobre la situación de Cuba.

García se convirtió en una figura central en el movimiento disidente de Cuba tras las protestas del 11 de julio que atrajeron a miles de cubanos a las calles para manifestarse contra la escasez de bienes básicos, frenar la libertades y el manejo de la pandemia de coronavirus. Fueron las mayores protestas antigubernamentales desde la revolución cubana en 1959.

El domingo 14, cuando Yunior García tenía previsto manifestarse en solitario en La Habana pese a la amenaza previa de ser arrestado, se vio rodeado en su domicilio por agentes vestidos de civil que le impidieron salir durante toda la jornada.

Lo último que se vio de él fue la mano con una rosa bajo la gigantesca bandera desplegada por agentes para cubrir su ventana. Después estuvo incomunicado e ilocalizable en su departamento, hasta su sorpresiva reaparición el miércoles en el aeropuerto de Madrid.

Fuente

Comenta con Facebook

Seguir leyendo

Copyright © 2020 - DEVALUADO.COM - Contacto: redaccion@devaluado.com - Información: info@devaluado.com - With the power of WPVip. - Design and develop
WPVip